martes, 11 de julio de 2017

Plan progresista para la reforma rural integral (en debate)

PLAN ESTRATÉGICO PARA LA REFORMA RURAL INTEGRAL DE COLOMBIA DENTRO DE UN MODELO DE DESARROLLO PROGRESISTA


Visión


En 20 años el campo colombiano va a tener intactas las selvas actuales incrementadas en 8 millones de hectáreas de reforestación nativa para corregir la deforestación de cuencas, micro-cuencas y demás fuentes de agua. Sin embargo la producción agropecuaria se incrementará 10 veces (ver Nota 1), lo que permitirá tener seguridad y soberanía alimentaria y de materias primas agropecuarias, y exportar el equivalente a 9 veces el consumo nacional. La producción estará a cargo de familias campesinas organizadas en territorios étnicos (TE), zonas de reserva Campesina (ZRC) y zonas campesinas de producción de alimentos (ZCPA), de economía social y solidaria basada en el empoderamiento de las comunidades y el despliegue de su poder constituyente, junto a grandes empresas de capital nacional y extranjero, en competencia y emulación controlada por el estado. Los recursos minero-energéticos serán explotados por empresas mixtas de mayoría accionaria pública y tendrán aprobación previa y veeduría permanente de las comunidades que pudieran verse afectadas. La economía rural y complementaria debe ser circular para garantizar su sostenibilidad, procurando aumentar la resiliencia y adaptarse al cambio climático, buscando procesar al máximo posible para aumentar el valor agregado nacional. El uso de los recursos naturales debe proveer ingresos que permitan satisfacer plenamente los derechos humanos, de los demás seres vivos y de la madre tierra, y permitir establecer reservas crecientes.



Misión


El movimiento Progresistas asumirá el liderazgo para la planificación de la nueva economía y la creación de un frente amplio de fuerzas políticas y sociales que se identifiquen con la Visión expuesta, ajustada según aportes consensuados, con el fin de tener el control del Estado a nivel nacional, local y regional que permita reformarlo para que pueda hacer realidad nuestra visión. Debemos lograr ganar las elecciones al Congreso y a la Presidencia de los años 2018, 2022, 2026, 2030, 2034 y la mayoría de las elecciones locales y regionales. El congreso inicialmente hará las cambios constitucionales que requiere la implementación de las reformas y, cuando se logre estabilidad, se convocará a una Asamblea Constituyente y a otra legislativa para  simplificar y dar la mayor claridad a la constitución, las leyes, los reglamentos y demás normas a fin de  facilitar la eficiencia y la eficacia de la gestión pública.


Objetivos


En general debemos reformar a fondo el Estado Colombiano para cambiar el fracasado modelo de desarrollo neoliberal, donde solo un puñado de grandes empresarios nacionales prosperaron significativamente y transnacionales depredadoras transfirieron muchos mas recursos del País a sus arcas de lo justificable, a un modelo progresista que, reconociendo la importancia del aporte de la iniciativa privada, nacional e internacional, proteja a la Nación y a los pequeños y medianos productores de la voracidad de los que acostumbran financiar a los políticos para cobrarse luego con privilegios abusivos. Los ingresos por el uso de los recursos naturales y los impuestos a las rentas, al patrimonio y demás serán invertidos para incentivar el progreso de todas las familias y las empresas productivas y en la satisfacción plena de los derechos de los colombianos. Especial protección tendrá la economía social que incluye a las empresas públicas y comunitarias, sin descuidar que sean efectivas, para que tengan un protagonismo creciente en la satisfacción de los derechos.



1. Consolidación de la paz.


Involucrar a los actores que continúan armados en los diálogos de paz. Se ofrecerá a los grupos insurgentes, adelanten o no diálogos de paz, la posibilidad de pactar una tregua con el gobierno, mientras se adelanten diálogos de paz, utilizando para ello parte de los acuerdos Gobierno-Farc, como los protocolos de alto al fuego y la jurisdicción especial para la paz, con el criterio de generar a sus integrantes y a sus bases nuevos proyectos de vida que sean dignos y contribuyan al progreso nacional. Igual oportunidad debe brindarse a los grupos armados de derecha auto proclamados contra-insurgentes o dedicados a la defensa de las economías ilegales como la apropiación indebida de territorios, el narcotráfico y la minería ilegal. Todos los colombianos deben tener la oportunidad de acogerse a la paz.
Para lograr el objetivo se utilizarán las siguientes estrategias:


1.1. Difusión de la voluntad de una paz completa, invitando a los actores armados restantes a acogerse a una tregua y a adelantar diálogos para su reintegración a la sociedad en términos justos y dignos tanto para ellos como para las comunidades y demás personas afectadas. Un grupo de expertos asesorará al gobierno en cuanto a las condiciones verificables de la tregua, con base en los protocolos de alto al fuego de los acuerdos Gobierno-Farc, y sobre el procedimiento para acogerse a la jurisdicción especial para la paz, reformando lo que sea necesario. Todos los medios de comunicación deberán ceder espacios para que esta difusión y los avances que se vayan logrando sean conocidos de forma clara y oportuna por el Pueblo colombiano y especialmente por los directos interesados.


1.2. Instalar y poner en funcionamiento las mesas de diálogos de paz con los grupos armados que hayan aceptado y entren en tregua. Las comunidades y demás personas afectadas deben contar con voceros participando en los diálogos y canales de comunicación efectivos para que las comunidades de base puedan debatir, aprobar o rechazar. Los Alcaldes y Gobernadores estarán enterados de los avances y podrán hacer sugerencias o reparos a fin de  comprometerse a apoyar la implementación de lo acordado. El gobierno nacional coordinará, aprobará y dispondrá lo necesario para la implementación.


1.3. Implementar lo acordado.


1.4. Aplicar de forma implacable y expedita y con todas las garantías del derecho humanitario la ley y la justicia a los grupos armados que no se acojan a la tregua.



2. Reforma a las relaciones internacionales y el comercio exterior.


Articular los Ministerios y demás entidades dedicados a las relaciones o a promover el comercio exterior para estudiar permanentemente el mercado mundial, con la participación remunerada de los voceros de las comunidades interesadas, con el fin de encontrar los mejores socios para desarrollar la potencialidad de la producción mediante el uso de nuestros recursos naturales y nuestra capacidad de trabajo. Inicialmente necesitamos recursos financieros y tecnológicos de inversionistas que a su vez estén interesados en adquirir la producción que se logre, mediante convenios de gran volumen y suficiente tiempo que le permita al País solucionar la infraestructura de producción y movilidad que se requiera. Debemos priorizar a las potencias emergentes y a las antiguas potencias que quieren cambiar relaciones comerciales hegemónicas por comercio justo entre los pueblos y que hayan logrado acumular capital financiero y capacidad de consumo de los productos que pudiéramos producir. Se debe mejorar la atención de los colombianos que viajen o estén en el exterior, facilitándoles su identificación y certificación internacional, velando por sus derechos y su posible retorno, así como colaborar de manera ágil y oportuna a los empresarios privados y sociales que deban interactuar con otros países.
Estrategias:


2.1. Integrar los ministerios de relaciones exteriores y de Comercio exterior para que asuman prioritariamente su función de mercadeo y ventas de la producción actual y potencial del País.


2.2. Vincular temporalmente de forma remunerada a expertos nombrados por las comunidades de productores como voceros en los equipos de trabajo que se conformen con los funcionarios de carrera de los ministerios integrados. Los productores a través de sus voceros participarán activamente en el estudio del mercado mundial de los productos que se elaboran en el País o que tenga potencial de elaborar y en la formulación, acuerdo e implementación de convenios de comercio con otros países o grupos de países.


2.3. Invitar a los gobiernos de otros países y funcionarios de grupos de países a vincularse al estudio de oportunidades de comercio con nuestro País para que se integren con nuestros equipos en busca de convenios favorables a las diferentes partes. (ver Nota 2)


2.4. Revisar los convenios vigentes que entren en contradicción con las nuevas políticas de comercio justo entre los pueblos.



3. Reforma agropecuaria y minero-energética.


Los ministerios y demás entidades relacionadas (agricultura y desarrollo rural, Minas y Energía, Medio Ambiente, etc.) deben articularse para el manejo de los recursos naturales, sirviendo directamente a las comunidades y a los empresarios nacionales y extranjeros interesados, ya sea por que poseen tierras que no cumplen con su función social o ambiental, o por que quieran emprender explotaciones agropecuarias o minero-energéticas. Estos servicios deben descentralizarse, a medida que se genere la necesidad, mediante Centros de atención integrados cercanos a los usuarios. La infraestructura para la movilidad que requieran los nuevos proyectos se buscará con alianzas público privadas o público públicas (APP), pagadera posteriormente por los usuarios y por subsidios públicos, preferiblemente a empresas de los países con los que se acuerden convenios productivos importantes, privilegiando el uso del modo férreo y de las energías renovables.
Estrategias:


3.1. Divulgar por todos los medios de comunicación la voluntad del Estado colombiano de distribuir los suelos desmontados, especialmente los dedicados a la ganadería extensiva, para que tanto Campesinos, incluidos los pertenecientes a grupos étnicos reconocidos, como los Empresarios puedan producir en paz y seguridad superando el estancamiento que la guerra ocasionó, invitando para que de buena fe se reúnan y acuerden con el Gobierno una distribución justa y adecuada de los suelos para potenciar la producción de una forma sostenible social y ambientalmente. Los poseedores de tierras que logren esta conciliación pacífica podrán disfrutar de los beneficios de la JEP por el camino de la conciliación.


3.2. Organizar a las comunidades rurales y a los Terratenientes para repartir los suelos desmontados y evolucionar a Campesinos y Empresarios tecnificados y agroecológicos. (Ver Nota 3)


3.3. Negociar con inversionistas y productores internacionales grandes convenios para asegurar mercados, conseguir financiación y tecnología tanto para la producción como para la movilidad, según la estrategia correspondiente en la reforma a las relaciones y al comercio internacional.


3.4. Denunciar y sancionar a los poseedores ilegales o ilegítimos de tierra que no quieren concertar su adecuada puesta en producción para lo cual el Gobierno declarará como explotación indebida a la ganadería extensiva y la mecanización que contamine en forma acumulativa.


3.5. Denunciar y sancionar a las empresas transnacionales que con sus negocios causen perjuicios sociales y ambientales al País.



4. Reforma a la Integración Social.


Las comunidades organizadas deben ser reconocidas en su capacidad constituyente para poder ir adquiriendo autonomía a medida que logren avances en su articulación social. Además de los Territorios étnicos y campesinos rurales, se podrán organizar comunidades en las zonas urbanas, para su integración en los procesos complementarios de la producción agropecuaria y minero-energética, incluida la distribución, o para mejorar los servicios públicos y sociales en sus territorios de residencia. Las comunidades organizadas deben poder participar en la planificación de proyectos de servicios e industriales, y de distribución, mercadeo y venta, para eventualmente conformar empresas comunitarias o mixtas asociados a empresarios nacionales o extranjeros.
Estrategias:


4.1. Difundir por todos los medios de comunicación la voluntad del gobierno para fortalecer a las organizaciones comunitarias en consideración al poder constituyente que reside en el Pueblo y que debe poder ser utilizado por las comunidades organizadas cuando requieran hacer valer sus derechos.


4.2. Las comunidades que decidan trabajar en la producción agropecuaria y complementaria se organizarán para participar en las mesas de conciliación con los poseedores de tierras y en las de planificación e implementación de los proyectos productivos. Estarán incluidos los peticionarios de grupos étnicos, de Víctimas del conflicto, Campesinos sin tierra o con tierra insuficiente y los demás compatriotas que busquen un proyecto de vida en el campo.

4.3. Los funcionarios que el Gobierno designe de las diferentes entidades requeridas formarán equipo con los demás miembros de las mesas de conciliación, planificación e implementación, de acuerdo a los requerimientos de coordinación y de asistencia técnica.


Notas

1
Aumentar 10 veces el volumen actual de la producción agropecuaria y complementaria pareciera a todas luces descabellado y sin embargo es muy probable si se solucionan 2 graves inconvenientes: 1. la posesión de la tierra desmontada, esa si descabellada en Colombia con uno de los 5 índices de desigualdad mas altos del mundo y de lejos el mayor de América, y 2. la tecnología productiva actual que es muy ineficiente, con honrosas excepciones, tanto la campesina, que en su mayoría es artesanal y minifundista, como la empresarial con una ganadería extensiva, que en vez de crecer ha disminuido el hato, contaminando en forma acumulativa suelos aguas y aire, y la producción mecanizada agro-tóxica rezagos de la fracasada revolución verde
La ganadería extensiva debe prohibirse por los graves daños sociales y ambientales que ha ocasionado y sigue ocasionando, donde pudieran trabajar 100 familias solo genera trabajo para el encargado, su familia y unos 4 vaqueros. Según el último censo agropecuario son 39,5 millones de hectáreas en pastos que sostienen 24 millones de reses. Esos suelos pueden recuperarse reforestando las fuentes de aguas, des-compactando el suelo y abonándolo. No hay suelos en Colombia difíciles de dotar con distritos de riego, porque nuestras cordilleras y sierras son fabricas de agua renovables que con un manejo adecuado se pueden descontaminar y distribuir a todos los suelos desmontados. Las 24 millones de reses se pueden semi-estabular, cosechando además su alimento balanceado, en 4 millones de hectáreas pudiendo en esos terrenos llegar a aumentar  el hato mas del doble y con mucha mejor calidad de animales. Los 35 millones restantes mas los 7 millones de hectáreas que hoy se usan deficientemente en agricultura pueden llegar a producir alimentos y materias primas agropecuarias para 10 veces la población colombiana porque en 4 millones de hectáreas con una mediana tecnificación se puede producir alimentos para 50 millones de personas.
La idea de que tenemos que educar a todos los campesinos para poder planificar una producción tecnificada es errada porque contamos con expertos nacionales y podemos utilizar buenas tecnologías de otros países para diseñar paquetes tecnológicos apropiados para nuestras condiciones climáticas, de acuerdo a las posibilidades del mercado mundial. Nuestros campesinos están acostumbrados al arduo trabajo de mano de obra, desplazados del campo son los mejores obreros de la construcción. Han logrado en su mayoría superar la educación primaria luego están preparados para ser capacitados como técnicos laborales en corto plazo. Dado que primero debe hacerse la infraestructura de hábitat y construcción, simultáneamente pueden trabajar como mano de obra no calificada y capacitarse en las técnicas que se van a implementar para la producción agropecuaria, luego paulatinamente los jóvenes pueden volverse bachilleres, técnicos profesionales, tecnólogos, licenciados o ingenieros, maestros y doctores, estudiando en la Universidad Nacional abierta y a distancia (UNAD) ya que en sus sitios de trabajo pueden hacer la práctica y los experimentos complementarios.

2
Por ejemplo, China cuenta con enormes recursos financieros producto de mas de 30 años de crecimiento de 2 cifras y continúa creciendo a mas del 6% anual, además está empeñada en la protección y tecnificación de la producción familiar campesina habiendo adelantado a los demás países en la producción de pequeñas maquinarias para ese propósito. China cuenta con las mayores empresas del mundo en construcción de infraestructura de movilidad férrea, marítima y de energías limpias, tiene una gran capacidad de producir acero a precios muy competitivos. Guardadas proporciones Rusia, La India, Irán y Bielorusia, entre otros países, podrían también estar interesados como China en cambiar productos de su capacidad financiera y tecnológica por alimentos y materias primas agropecuarias ya que sus poblaciones tienden a urbanizarse, trabajar en el desarrollo de alta tecnología y aumentar el poder adquisitivo de sus trabajadores, lo que les permitiría comprar productos de alta calidad y en lo posible listos para consumir.

3
Ver: Presentación de la propuesta para hacer la reforma agroindusltrial para una Colombia mas humana

martes, 14 de marzo de 2017

El Frente Democrático para las elecciones del 2018


La paz no se ha logrado construir y lo alcanzado está en grave peligro a cuenta de por lo menos 2 grandes enemigos: Las fuerzas económicas y políticas que insisten en lograr la rendición de la Insurgencia para poder legalizar y feriar el despojo al que han sometido al Pueblo desde 1946, sin olvidar que Colombia siempre ha sido un país de Señores de la guerra, y la miopía del gobierno al negarse a una tregua general incluyendo al ELN, al EPL y a los paramilitares, por ceñirse al libreto estudiado en Harvard que si ha funcionado hasta ahora se debe mas a la buena voluntad de las Farc que a la del Gobierno, porque mientras el Pueblo rural y sus amigos urbanos tengan latente la amenaza a sus vidas y su hogar no podrán incluirse en el proceso con el derecho que les corresponde.
El acuerdo de Paz Gobierno-Farc es sin duda un gran avance, retórico por ahora, porque para implementarlo es necesario la tranquilidad que estamos lejos de lograr. Pero la anhelada Paz con justicia social requiere ir mucho mas allá.
Antes de plantear la mecánica de unidad, de las fuerzas alternativas para lograr un Frente Democrático, es necesario definir un programa mínimo que resuelva la sin salida en que nos encontramos. Los Progresistas proponen que la salud, la educación, la justicia y el poder constituyente deben ser derechos reales y permanentes del Pueblo, alejados del ánimo de lucro y de los intereses dominantes. Los precandidatos Jorge Robledo, Claudia Lopez, Antonio Navarro y Sergio Fajardo exigen transparencia y honestidad sin sombra de dudas a los aspirantes. La Cumbre agraria no acepta lo acordado sino como un principio para construir la Reforma agraria Integral y exige llegar a definir e instituir los territorios de los indígenas, de los negros y de los demás campesinos, reconociendo lo reclamado como nuevos resguardos, territorios colectivos y zonas de reserva campesina, y constituyendo los territorios campesinos de producción de alimentos para el consumo nacional y la exportación, con la infraestructura, la financiación y la tecnificación adecuadas. La tregua o cese al fuego general es una aspiración común de todo el Pueblo, se pueden usar los protocolos acordados con las Farc, adaptados a cada caso, aplazando la dejación de armas hasta cuando se llegue a un nuevo acuerdo.
En el mundo actual tenemos países amigos suficientemente poderosos para que sean nuestros socios estratégicos como cooperantes, aliados productivos, proveedores y consumidores.
Debemos lograr dar satisfacción a tan justos reclamos y perfeccionarlos en un debate amplio que incluya a todas las fuerzas que se quieran sumar.
Gustavo Petro y Ernesto Samper proponen utilizar las elecciones al Congreso de marzo de 2018 para que los partidos, movimientos y grupos significativos de ciudadano (GSC), interesados en conformar un frente político democrático, seleccionen su candidato presidencial. El mecanismo sería que los precandidatos presidenciales encabecen las listas al Senado por su respectivo Partido o Movimiento, habilitado a dar avales, o por un GSC. Los partidos liberal, polo democrático alternativo, alianza verde, Unión Patriótica, el movimiemto Fuerza Ciudadana y el que surja de las Farc, darían avales probablemente a Humberto de La Calle, Jorge Robledo o Iván Cepeda, Claudia López o Antonio Navarro, Aída Avella, Carlos Caicedo y tal vez a Pastor Alape. Por GSCs irían: Gustavo Petro, Sergio Fajardo y Piedad Córdoba.
Por el partido de la U los senadores Armando Benedetti y Roy Barreras han apoyado abierta y vehementemente los acuerdos de paz y han manifestado su interés por participar en un frente que garantice la implementación pero, con el partido liberal, han recibido señalamientos de presunta corrupción y de haber apoyado las políticas neoliberales de los gobiernos de Uribe y Santos, para no hurgar mas atrás. Entendiendo el neoliberalismo como la renuncia del presidente, los congresistas y los demás magistrados a ejercer la soberanía delegada preferentemente a favor del pueblo, anteponiendo los intereses del gobierno de fondo o en la sombra conformado por las grandes transnacionales hegemonistas y sus aliados nacionales, con la corrupción inevitablemente derivada. Todos los integrantes del frente deberían denunciar el neoliberalismo y probar su honestidad. Si participara al partido de la U probablemente Roy Barreras o Armando Benedetti encabezarían la lista al Senado por ese Partido.
El precandidato que obtenga el mayor número de votos al Senado sería el candidato presidencial del Frente Democrático.
Para la Cámara se deberían hacer alianzas en cada departamento y Bogotá DC para ojalá unir a todos los partidos, movimientos y GSCs del frente en listas únicas a fin de aumentar la capacidad de competir con éxito frente a los políticos profesionales, muchos inhabilitados, y sus familiares, que con sus prácticas intimidatorias y de compra de votos logran enajenar la voluntad popular. Se podrían seleccionar las listas de candidatos para cada circunscripción con base en encuestas entre los postulados. Las universidades podrían hacerlas, dentro de sus funciones de investigación, con pocos requerimientos financieros. Por ejemplo el Profesor-investigador de la facultad de ciencias políticas de la Universidad Nacional de Bogotá Carlos Medina Gallego ha organizado encuestas en varias elecciones.
Cada partido o GSC decidiría como completar su lista al senado pero deberían incluir sindicalistas, líderes de los movimientos sociales urbanos y rurales, víctimas del conflicto y líderes del sector educación, ciencia y cultura, es preferible empoderar líderes sociales probados y competentes en vez de dar continuidad a políticos profesionales o a sus familiares. Podría organizarse una gran encuesta nacional que defina el orden de la lista de cada partido o GSC, todos el mismo día para evitar que alguien vote por mas de una lista.
Las encuestas debieran ser masivas, por internet, consultando las bases de datos de la Registraduría nacional del estado civil para controlar que ciudadanos están habilitados por circunscripción. Las Universidades podrían adaptar una app de encuestas de software abierto, ojalá con capacidad de confrontar huellas captadas en lectores específicos, en pantallas táctiles o en cámaras fotográficas en linea.
Tenemos la oportunidad histórica de cambiar el rumbo de Colombia, ¡Podemos hacerlo!